viernes, 30 de octubre de 2009

La seguridad de la urna electrónica brasileña será probada por 26 "hackers"

Río de Janeiro, 28 oct (EFE).- La seguridad de las urnas electrónicas brasileñas será puesta a prueba el próximo mes por 26 especialistas en informática y "hackers" que se inscribieron en un desafío abierto por el Tribunal Superior Electoral (TSE).

"El tribunal decidió aceptar la inscripción de todas las personas que manifestaron interés en poner a prueba las urnas para mostrar que no hay intención en vetar a nadie ni ningún tipo de estrategia", dijo hoy a Efe un portavoz del TSE.

Los 26 "hackers" y especialistas, que tendrán acceso tanto al hardware como al software del sistema, podrán participar entre el 10 y el 13 de noviembre próximo en los test públicos de la seguridad del sistema electrónico de votación de Brasil que serán realizados en la sede del tribunal.
Los diez desafiantes, ya que algunos trabajarán en grupo, tendrán cuatro días para intentar violar los códigos de seguridad del software o para intentar violar el sigilo del voto (conocer por quién votó un elector) o para alterar algún voto digitado con ayuda de los programas o equipos de que dispongan.

El tribunal decidió poner a prueba el software del sistema electoral en respuesta a las quejas de algunos partidos políticos que alegan que el escrutinio de una elección en Brasil puede ser manipulado por expertos en informática y objeto de un fraude.
Desde las elecciones municipales de 2000, la totalidad de los votantes brasileños usa urnas electrónicas, que son pequeños computadores con un teclado numérico para que el elector marque el número de su candidato.
Una de las principales ventajas de estas urnas es que ofrecen casi que automáticamente el resultado al final de la votación.

El voto electrónico comenzó a ser implantado en Brasil en las elecciones municipales de 1996 y ha demostrado su efectividad para facilitar el sufragio y el escrutinio.
Por un acuerdo con la Organización de Estados Americanos (OEA), las urnas electrónicas han sido cedidas para elecciones en otros países latinoamericanos como Argentina, Colombia, Ecuador, México, Paraguay y República Dominicana.
Para el secretario de Tecnología de la Información del Tribunal, Giuseppe Janino, el desafío también servirá para que el organismo detecte posibles vacíos en el sistema y lo perfeccione.

Según Janino, entre los desafiantes inscritos figuran desde profesionales en ciencias de computación, ingeniería electrónica y análisis de sistemas, hasta especialistas en auditoría.
El funcionario agregó que la diversidad de las estrategias que serán utilizadas por los desafiantes puede ser medida en el plazo que cada uno solicitó para intentar violar el sistema, que varía de una hora hasta cuatro días.

"Uno de los inscritos alega que la investigación por ondas electromagnéticas permite identificar las teclas apretadas por el elector y así violar el sigilo del voto", afirmó Janino, citado en un comunicado del tribunal.

"También hay planes para intentar invadir el sistema con softwares maliciosos", agregó al referirse a un desafiante que pretende acceder a la memoria flash de la urna con un programa diseñado especialmente para violaciones de sistemas.
"Su intención es promover desvíos en los votos digitados con un software que se autodestruye después de usado para no dejar vestigios", dijo.
El Tribunal premiará con 5.000 reales (unos 2.900 dólares) al grupo de desafiantes que más se aproxime al objetivo de violar la seguridad del sistema.

Fuente Agencia EFE