viernes, 1 de febrero de 2013

Aplicaciones peligrosas vulneran nuestra privacidad y seguridad

Por: Joel Gómez
Twitter: @JoelGomezMX
Email: abogado@joelgomez.mx


No deja de sorprenderme la gran cantidad de amigos y conocidos que instalan y comparten cuanta aplicación se les atraviesa en Facebook, Twitter y desde luego en sus smartphones (tanto iOS como Android). Todos ellos tienen educación universitaria, pero como en ninguna universidad imparten clases de “sentido común”, supongo muchos están autorizados a carecer de él.


 
Como lo apreciamos en la captura de pantalla que aparece arriba, cada vez que aceptamos una “aplicación” que alguien nos envía en Facebook (“invitaciones”), estamos autorizando al dueño de dicha aplicación, entre otras cosas, a que tenga acceso a: nuestras fotos, correo electrónico, publicaciones de nuestro muro, fotos de nuestros amigos, relaciones que hemos tenido, historia educativa y laboral, ubicación, y lo más alarmante, lo autorizamos a que publique lo que se le ocurra en nuestro muro.

El pasado mes de diciembre relaté en mi columna “Morbo por ver videos pone a usuarios de Facebook en riesgo” como muchos conocidos habían mordido el anzuelo haciendo clic en publicaciones de videos morbosos que supuestamente sus amigos habían publicado (e invitado a “hacer clic” en ellos). La realidad es que al hacer clic en estos enlaces automáticamente autorizaban a que el dueño de la aplicación publicara cualquier cosa en su muro, situación que se daba automáticamente después de hacer “clic” para ver el video.

Fuente: www.merca20.com