viernes, 12 de julio de 2013

La ciberseguridad, la gran esperanza

Se espera que la EECS contribuya a impulsar el índice de proyectos de seguridad global

 urante la Guerra Fría, la tensión entre Estados Unidos y la extinta Unión Soviética nunca pasó a mayores, debido a que no se llegó a producir ninguna agresión directa entre ambas potencias. Una situación muy parecida -aunque por vías bien distintas a las de entonces- a la que viven actualmente Estados Unidos y China, que ha sustituido a su vecino del norte en el mapa geopolítico.
 Los ciberataques se suceden bidireccionalmente entre acusaciones mutuas de ciberespionaje sin que llegue la sangre al río, de momento, con la amenaza de una ciberguerra continuamente en el horizonte.
La tensión creciente es el escenario común entre la época actual y la situación previa a la caída del Muro. La diferencia estriba en la naturaleza de las amenazas, ahora precedidas del prefijo ciber-. El acceso a información confidencial a través de la Red puede poner en riesgo las infraestructuras críticas de un país y, como consecuencia, la seguridad nacional. El Pentágono es consciente de ello y entiende que China utiliza los conocimientos de su ‘ejército de hackers’ para hacer mella en la capacidad de respuesta americana en caso de enfrentamiento militar tradicional, lo que explica la necesidad de estar alerta, más que nunca, en base a una estrategia de seguridad global.

Tal y como recordaba Eugene Kaspersky, Chief Executive Officer (CEO) y fundador de Kaspersky Lab, en el último Infosecurity: “Todas las compañías son víctimas de ciberataques, independientemente de que lo sepan o no”. Por este motivo, el directivo instó a todas las organizaciones a hacer todo lo posible para evitar que su información crítica caiga en manos de los cibercriminales. “Todos los negocios están en primera línea de batalla en la ciberguerra”, añadió.
Posiblemente, Israel es el país del mundo con un mayor grado de compromiso con la seguridad en todas sus facetas, incluida la física y la lógica. No es de extrañar, en una situación donde las amenazas son globales, que el Ejecutivo israelí haya aprobado una iniciativa para preparar a jóvenes desde los 16 hasta los 18 años en cuestiones de ciberguerra. “Somos uno de los líderes en el campo de la ciberseguridad y debemos mantener esta posición. Continuaremos formando a la generación del futuro”, declaró al respecto el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, que vio cómo la ciberamenaza Flame impactó de lleno en su país.

Todas estas situaciones, presentes en los medios de comunicación generalistas, reflejan que la Seguridad Integral es una obligación para toda nación que vele por el bienestar de sus ciudadanos. Además del sector público, la ciberseguridad está ejerciendo de fuerza impulsora de la convergencia en el ámbito privado desde hace años, y muy concretamente en el de las infraestructuras críticas.